Tener las pestañas rizadas puede hacer la diferencia. Rizarlas hace que se te abran los ojos, que se te vean más grandes y con más luz, incluso el             maquillaje se ve mejor.

Si no eres de las privilegiadas con pestañas rizadas por naturaleza, o a medio día se te alisaron, prueba estos tips para que duren.

  • Calienta tu rizador: Este truco suena peligroso, pero es muy fácil. Lo que tienes que hacer, es pasar un poco de aire caliente de tu secador a tu rizador para que se caliente. Una vez que esté caliente tu rizador, prueba la temperatura en tu brazo antes de ponértelo en los ojos. Vas a ver que las pestañas se quedan en su lugar todo el día.

A veces el exceso de rímel te perjudica el rizado. Antes de aplicarlo, pásalo por un kleenex para quitar los excesos. Después aplica para que las              pestañas no queden tan pesadas y no se caigan con el paso del día. Si las tienes lisas, utiliza waterproof.

  • Muchas veces no eres tú, es el rímel. Especialmente cuando estás usando el mismo unos cuantos meses seguidos. Si ya está muy espeso, mete el tubo de rímel en un vaso con agua caliente, como si fuera al baño María. Déjalo de 5 a 10 minutos para que vuelva a su consistencia normal y no se te formen grumos.
  • Ponte una capa delgada de vaselina y después riza y aplica el rímel. Te va a servir como mascarilla y ayudará a que se queden en su lugar el tiempo que quieras.
  • Ponte talco. Esto no sólo va a hacer que queden rizadas todo el día, te va a dar más volumen. Ponte una primera capa de rímel, después aplica un poco de talco de bebé y ponte otra capa encima. Es fácil y da resultados eficientes.