El oxígeno es parte fundamental para el cuidado y mantenimiento de nuestra piel, especialmente del rostro. Conseguir equilibrar el nivel de humedad recomendado –entre el 40 y el 60%– es muy complicado, especialmente por la toxicidad del aire en el que nos movemos, por el excesivo ambiente seco de ciudades sin humedad o por la época del año en la que nos encontremos, son factores que perjudican gravemente el estado de nuestra piel y que provocan que se encuentre excesivamente seca, por debajo de los niveles de humedad recomendados.

Debido a estas necesidades, nace el tratamiento de oxigenoterapia BeOxy que tiene como objetivo la mejora del cuidado de la piel a través del oxígeno limpio y puro. “El tratamiento BeOXy es un potente cóctel de vitaminas, péptidos, aminoácidos y ácido hialurónico que trabaja para estimular la actividad celular favoreciendo la penetración y el consumo de oxígeno, con espectaculares cualidades antiedad. Revitaliza y tensa la piel difuminando notablemente las arrugas y líneas de expresión, define el óvalo facial y realiza un efecto push up”.

Para que tu piel mantenga los niveles óptimos de hidratación, se aconseja que se realice un tratamiento de choque semanal de 60 minutos y tras pasar este choque, se realiza sesiones sueltas de recordatorio, es decir, una mensual aproximadamente -según el estado de tu piel con el paso del tiempo- para asegurar el mantenimiento de la piel. En la primera sesión, su piel ya recuperará la textura y luminosidad y además, conseguirá atenuar esas líneas de expresión y arrugas propias de los daños a los que sometemos nuestra piel y al inevitable paso del tiempo.

Uno de los aspectos que lo hace más especial es que es indoloro. Hasta el momento, los tratamientos creaban rojeces en la piel, aparecían morados por la utilización agresiva de pinchazos en la cara para abrir el poro, con BeOXy nada de esto sucede”. Se trata de un tratamiento no invasivo, indoloro, libre de parabenos y contraindicaciones que hará que tu piel recupere la hidratación, elasticidad y firmeza desde la primera sesión. Además, se trata de unos minutos relajantes que te permite disfrutar antes, durante y después, de los beneficios y de la relajación que aporta. Sin preocupaciones puede ser utilizado en todo tipo de pieles, desde las más jóvenes hasta las más maduras. Es importante saber que la piel tiene memoria y que a pesar de tener una piel sana y joven, es importante mantenerla progresivamente en el tiempo. Como dice el refrán, más vale prevenir que curar.

EL TRATAMIENTO PASO A PASO

El tratamiento comienza con la regla número uno en el cuidado de la piel: la limpieza en profundidad de la cara para evitar amenazas externas o que el poro se encuentre obstruido. Para ello, se utiliza un bifásico de olor agradable y que aporta una sensación fresca que exfolia suavemente la piel sin sentir la más mínima molestia. Se trata de pequeñas partículas que masajean suavemente tu rostro y que a la vez, va eliminando restos de maquillaje, suciedad del aire e impurezas. Posteriormente, valorarán en qué estado se encuentra nuestra piel. Detallaremos cuáles son las zonas más dañadas y dónde vamos a notar más el cambio o bien, donde necesitas hacer mayor hincapié a la hora de realizarte sesiones posteriores a la primera.

Una vez preparada y acondicionada la piel, comenzarás a notar un soplo de aire puro, gracias al aerógrafo. Comienzan desde lejos y poco a poco se van acercando a bañar tu piel con oxígeno puro, una sensación agradable que se convierte en un baño de serum que humedece y refresca tu piel. Esa sensación tan fresquita hace que la musculatura facial se vaya relajando de manera progresiva, el poro se va abriendo cada vez más y va dejando traspasar el serum que es el protagonista del tratamiento y que ayudará a facilitar esa recuperación de tu rostro.

El tratamiento continúa con un ligero cosquilleo, con un cierto ritmo, pero sin perder los toques relajantes del tratamiento. Comienzan por la frente y van completando el resto de la cara. Una vez terminada la primera mitad, te muestran tu cara para ver los resultados de inmediato. El proceso se repite en la otra parte de la cara. Mofletes, barbilla, nariz, frente, párpados…todas estas zonas quedarán relajadas, luminosas y con el porcentaje de humedad óptimo para tener una piel cuidada y sana.

EL RESULTADO FINAL

¡Tachán! Hemos llegado al punto preferido del proceso: ver los resultados finales. Uno de los aspectos más valorados del tratamiento BeOXy por los clientes, es el resultado inmediato de sus beneficios desde la primera sesión en líneas de expresión y arrugas finas. De hecho, cuando  te presentamos el resultado de la primera parte de la cara, en comparación con la que aún no ha sido tratada, notas de una forma llamativa como esa parte tratada está relajada, luminosa y los rasgos de expresión muy descansados.

Además, elimina de forma inmediata las células muertas, estimula la circulación del rostro, la generación de colágeno y provoca un efecto relajante y antiestrés. Según comprobamos, los clientes tiene su efecto preferido tras finalizar el tratamiento: “El resultado que más gusta a los clientes y que más sorprende tras realizarse el tratamiento es el efecto lifting y relleno inmediato que se genera en las partes más dañadas de la piel, sin necesidad de pinchazos. De una forma natural, obtienes resultados similares a los que podrías tener si te realizas una operación estética.